Una historia de éxito: impulsando el crecimiento con una estrategia 360º

Es posible que hayamos visto “Una mente maravillosa” y nos haya parecido una especie de aventura de ciencia ficción, de esas cosas que sólo pasan en Estados Unidos. Lo de que sólo pasa en Estados Unidos, te lo compro. Lo de ciencia ficción no tanto.

La película está basada en el libro homónimo de Sylvia Nasar, pero aún siendo una biografía no autorizada sobre la vida de John Nash, merece mucho la pena leerla. Si quieres conocer más sobre la vida de Nash, mejor el libro.

La teoría de juegos NO nace con John Nash, pero sí se reconocen sus contribuciones a esta teoría como unas de las más importantes.


¿Qué es la teoría de juegos?

Ahora vayamos a lo que importa: la teoría de juegos. ¿Qué es la teoría de juegos?

Si consultamos a la Wikipedia, vemos que la teoría de juegos es un campo de las matemáticas que estudia modelos para comprender las interacciones ante incentivos. En definitiva, ayuda a entender mejor la conducta humana frente a la toma de decisiones.

Y es que resulta que la teoría de juegos no es algo tan lejano para nosotros: está presente en nuestro día a día como individuos, y también en las empresas.

Cualquier situación en la que estemos interactuando con al menos otra persona o empresa (jugador), y estemos intentando maximizar nuestro resultado en base a nuestra decisión y la del resto de jugadores, eso es un juego.

¿Qué tipo de situaciones nos encontramos en la vida, que cumplan estas condiciones? Veamos:

  • Cada vez que decides ir o no a un plan, estás jugando con tus amigos / pareja.
  • Cada día que decides ir a trabajar / estudiar, estás jugando con tu superior / nota examen.
  • Cada vez que compras / vendes algo de segunda mano, estás interactuando a modo de subasta (y las subastas son uno de los principales tipos de juegos).
  • Las licitaciones públicas, son otro tipo de subasta, y si accedes a solicitarlas, estás “jugando” con el Estado.
  • Cada vez que vas a votar y eliges a un partido y no al resto, estás jugando.
  • Si cuando conduces, decides respetar o romper las normas de circulación, estás jugando.
  • Cuando decides si invertir o no, estás jugando con el mercado.

Vamos a detenernos aquí para explicarlo con más detalle.


Teoría de juegos aplicada: ¿invertimos?

Vamos a empezar con un modelo simplificado, aunque bastante real, ya lo verás.

Todos tus amigos han comprado distintos tipos de criptomonedas. Menos tú. Y llevan un tiempo mostrándote sus “ganancias flotantes”.

A todo esto, ninguno de tus amigos ha estudiado las criptomonedas, las empezaron a conocer hace unos meses, gracias a unos cuantos titulares, y unos tweets de Elon Musk. Pero… ¡¡están ganando dinero!!

El caso es que constantemente te alientan a invertir, pero a ti te se plantea un dilema a la hora de invertir, ya que quieres quieres tener en la medida de lo posible, todas las “opciones” contempladas:

Hay dos jugadores:

  • J1: Tú, el inversor
  • J2: El mercado de criptos en el que queremos invertir


Las estrategias son:

  • J1: Invertir o no invertir
  • J2: Las criptos suben, o bajan


Veamos ahora una posible matriz de pagos

Los valores que hay dentro, son los “pagos”, es decir, la “satisfacción” que vamos a recibir por cada acción. No importa tanto el valor de cada celda, sino la relación que hay entre ellos de “cantidad”, es decir, cual es la que más “satisfacción” nos da. Y esto dependerá del resto de los valores nuestros.

Las preferencias:

  • J1: El jugador 1 (tu, como inversor), vas a preferir invertir en criptos y que estas suban. Tu segunda mejor opción será no invertir y que siga el mercado alcista. Posteriormente querrás no haber invertido si el mercado baja. Y la última opción deseada, como es lógico, haber entrado en el mercado mientras las criptos caen.
  • J2: El mercado va a preferir subir a bajar, pero entre tu y yo, le va a dar igual si tú estás dentro o fuera.


Parece fácil, ¿verdad? Pero… ¿dónde está el problema? Hemos obviado un principio básico de la teoría de juegos, y es que los jugadores deciden de forma racional.

Creo que es un buen momento para recurrir a la famosa cita de Keynes

“El mercado puede permanecer irracional más tiempo del que usted puede permanecer solvente”.

Digamos que tenemos un problema de “incertidumbre”: ¿cuándo va a cambiar la dirección del mercado? ¿Durante cuánto tiempo?


¿Estamos siempre jugando?

A estas alturas es probable que te estés haciendo esta pregunta: ¿se podría decir que estamos jugando constantemente? Sí

Quizá los ejemplos de tu día a día, te puedan resultar algo aburridos (no debería de ser así). Pero si quieres ejemplos más “vistosos”, tenemos una gran filmografía a la que podemos acudir.

Te pongo algunos ejemplos, pero los juegos te van a tocar identificarlos a ti 😉

¿Se te ocurre alguna película más? ¡Seguro que sí!

 

Resumiendo

Te he contado que, en nuestro día a día, “jugamos”, constantemente. Y muy probablemente, sin saber que lo hacíamos. Ya sabrás que para “ganar” a un juego, hay que conocer las normas, y seguirlas.

Conoce las reglas del juego. Te toca aprender y decidir cómo quieres jugar. Te evitará problemas.

Como dice Nassim Nicholas Taleb, “no podemos ir de los libros a los problemas, sino al contrario, de los problemas a los libros”. Lee. Fórmate. Y descubre.

Nos volveremos a ver.

 

León Beleña – Senior Data Scientist

Somos una empresa de consultoría de Servicios Cloud y Servicios Gestionados con más de 20 años de experiencia en el sector TI.